La periodontitis o enfermedad periodontal

# ,

La periodontitis, popularmente conocida como “piorrea”, es una enfermedad crónica que afecta a los tejidos de sostén de los dientes: encía, hueso alveolar, cemento radicular y ligamento periodontal. Normalmente empieza como una gingivitis (inflamación de las encías), aunque no siempre degenera en periodontitis.

La inflamación de las encías provoca la destrucción de los tejidos de inserción del diente, la encía se separa del diente, y como consecuencia se forman unas bolsas llamadas “bolsas periodontales”, que se llenan de sarro y placa bacteriana. La presencia de bolsas periodontales favorece la acumulación de más placa bacteriana, lo que hace que la bolsa se haga más profunda, y así sucesivamente. La encía se desplaza destapando la raíz dental y se produce pérdida de hueso. A medida que la pérdida de hueso va aumentando, el diente se va quedando sin soporte, lo que conllevará la pérdida irreparable de éste.

Además de las repercusiones dentales, la presencia de periodontitis aumenta el riesgo de: sufrir enfermedad cardiovascular, descompensación de la diabetes y parto prematuro.

Sospecharemos que padecemos periodontitis si observamos alguno de estos síntomas:

  • La encía está separada de los dientes e inflamada
  • El diente parece más largo (recesión gingival)
  • Aparecen flemones en la encía
  • Sensación de quemazón y dolor de encía
  • Aumenta la sensibilidad dentaria, sobre todo al frío
  • Mal aliento
  • Movilidad dentaria
  • Se abren espacios entre los dientes anteriores, llegando en casos graves a inclinarse hacia fuera “abanicamiento dental”

periodontitis periodontitis

 

El riesgo de padecer periodontitis aumenta por:

  • Predisposición genética
  • Tabaco
  • Diabetes Mellitus
  • Déficit de neutrófilos
  • Leucemia
  • SIDA
  • Síndrome de Down
  • Síndrome de Papillon-Lefèvre

 

TRATAMIENTO

Dividido en 4 fases:

  1. SISTÉMICA. Control de las alteraciones sistémicas que influyen negativamente en la enfermedad (tabaco, diabetes, etc.)
  2. HIGIÉNICA. Se realiza el raspado y alisado radicular para eliminar los depósitos de placa y sarro, se eliminan los dientes con mal pronóstico y, se motiva y educa al paciente para que realice una higiene oral adecuada.
  3. QUIRÚRGICA. Cuando existen bolsas profundas de difícil acceso en las que persisten los signos de inflamación, es necesario realizar una cirugía de acceso para poder eliminarlas. También se pueden realizar técnicas regenerativas de las lesiones periodontales, una vez estabilizada la enfermedad periodontal.
  4. MANTENIMIENTO. Periódicamente (normalmente cada 6 meses) se cita al paciente para valorar la situación periodontal, eliminar la placa y el sarro, y reforzar las técnicas de higiene oral.
Dra. Silvia García Berroy Nº colegiada 2983
Dra. Silvia García Berroy
Nº colegiada 2983